CASO CB CORREDORES DE BOLSA – ILEGALIDAD Y ABUSO FLAGRANTES

Este caso tiene dos episodios centrales, los que se resumirán separadamente. Lo que sí los une es la actuación abusiva e ilegal del aparato público, la SVS en ambos y CORFO en uno de ellos. También los junta la total falta de compensación por el daño causado. Hasta ahora.

  • miércoles, 14 de noviembre de 2018 03:00    
        
        


CASO CB CORREDORES DE BOLSA – ILEGALIDAD Y ABUSO FLAGRANTES




Este caso tiene dos episodios centrales, los que se resumirán separadamente. Lo que sí los une es la actuación abusiva e ilegal del aparato público, la SVS en ambos y CORFO en uno de ellos. También los junta la total falta de compensación por el daño causado. Hasta ahora.

EPISODIO I. CORFO–INVERLINK

En el año 2003 CB Corredores de Bolsa se vio involucrada en el bullado caso Corfo-Inverlink, ya que se transaron a través de la Corredora unos depósitos a plazo que en su origen habían sido sustraídos de Corfo y entregados a personas vinculadas con Inverlink. La acusación de la SVS contra CB Corredores de Bolsa y uno de sus ejecutivos, radicó en la supuesta complicidad para triangular esos instrumentos, facilitándole a Inverlink la venta de ellos sin la autorización de su legítimo dueño, Corfo. Todo ello, caricaturizado además con la teoría del jarrón.

Después de una extensa investigación por parte de la SVS, quedó absolutamente claro que la operación de CB Corredores de Bolsa para estos instrumentos se ajustó a la práctica mercantil habitual en las mesas de dinero, como parte de una operación normal conocida por los distintos agentes inversionistas del mercado de capitales, especialmente en la cadena de endosos de los papeles.

Sin embargo, desde el principio los comunicados de prensa de la SVS fueron tan poco cuidadosos, por decir lo menos, que el público entendió que CB Corredores también estaba incluida en el robo.

A pesar de nuestra completa inocencia y conociendo la resolución de la SVS que no atribuyó responsabilidad a CB Corredores, Corfo y Fisco de Chile entablaron una querella que incluyó al ejecutivo y demandó por una cifra cercana a $ 40.000 millones, solicitando un embargo de bienes de la Corredora.

Lo anterior sucedió el año 2003. En enero del 2015, doce años después de ocurridos los hechos, el Ministro en Visita señor Carlos Gajardo Galdames dictó sentencia en la cual se absolvió a nuestro ejecutivo señor José Miguel Sangroniz, se rechazó la acusación particular por parte de Corfo y Fisco de Chile y se rechazó la demanda civil por parte de Corfo en contra de dicho ejecutivo y de CB Corredores de Bolsa.

Corfo y Fisco de Chile (CDE), interpusieron recursos donde se solicitó revocar la sentencia. En julio de 2015, la Novena Sala de la Corte de Apelaciones rechazó el recurso. Finalmente, la Corte Suprema en el mes de enero de 2016 confirmó la sentencia en fallo unánime.

Todo lo anterior es bastante increíble, pero lo que es realmente inconcebible es que entidades de un Estado serio persistan en graves acusaciones, por un plazo de trece años, en contra de personas naturales y jurídicas que evidentemente eran y son absolutamente inocentes. Por supuesto que la noticia del fallo final apenas apareció en la esquina de un periódico.


EPISODIO II. SUSPENSIÓN Y POSTERIOR REVOCACIÓN DE CB CORREDORES DE BOLSA

Con fecha 10 de abril de 2012, la SVS suspendió por siete meses las operaciones de CB Corredores de Bolsa S.A. y acusó al Gerente General, don Eduardo Romo Martínez, de proporcionar información falsa al mercado y a la propia SVS, por incluir en el Balance nueve depósitos a plazo por algo más de mil millones de pesos, los que supuestamente no estaban disponibles, afectando así las condiciones de patrimonio, solvencia y liquidez que debía mantener.

Posteriormente, con fecha 03 de septiembre de 2012, la SVS sancionó a CB Corredores de Bolsa S.A., con la revocación de su autorización para operar como intermediario de valores.

Por otra parte, la SVS denunció los hechos al Ministerio Público, y el fiscal de alta complejidad respectivo pidió diez años de cárcel para el Gerente General señor Eduardo Romo, quien convencido absolutamente de su inocencia no aceptó arreglo alguno y llegó a juicio oral, siendo defendido por la abogada señora Catherine Lathrop. Este juicio oral, evento muy raro en la Fiscalía de Alta Complejidad Santiago Oriente, fue repetido y las dos veces el señor Romo fue declarado inocente. La sentencia absolutoria fue devastadora para la SVS y sus personeros, dejando en claro que el proceso sancionatorio desarrollado por la SVS, fue al menos negligente, parcial y con clara intencionalidad de perjudicar a la Corredora de Bolsa, sus ejecutivos y al Grupo CB, cometiendo una grave infracción al Orden Público Económico.

Los daños personales y patrimoniales han sido inmensos. Por cierto que la suspensión y denuncia penal tuvieron gran publicidad, pero la absolución no fue siquiera mencionada por la SVS y los medios.

Para apreciar la magnitud de lo acontecido, le pedimos a usted se imagine lo que pasaría si a una Corredora filial de un Banco importante de la plaza se la suspendiera por las mismas razones esgrimidas en contra de CB Corredores de Bolsa. Le anticipamos la respuesta: dadas las normas de compliance a nivel internacional, las líneas de crédito del Banco quedarían inmediatamente congeladas, lo que en la práctica conduce a una intervención de la Superintendencia de Bancos y el Banco Central. El Grupo Controlador perdería no solo el valor del Banco, sino que sería puesto en entredicho en el resto de sus sociedades.

Este juicio se ganó por la persistencia y coraje de los involucrados, sobre todo del señor Eduardo Romo y la brillante actuación de la abogada señora Catherine Lathrop y su equipo de profesionales. También se dio señales claras de cómo restableceremos la justicia en todos los casos y perseguiremos la restitución de todos los daños.


MANUEL CRUZAT INFANTE

Noviembre, 2018