El tan relevante cartel del fuego

Un reciente requerimiento de la FNE ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) plantea que las empresas Faasa Chile Servicios Aéreos Ltda. y Martínez Ridao Chile Ltda. se coludieron para fijar precios y condiciones de mercado en su servicio de combate de incendios.

  • lunes, 01 de octubre de 2018 15:10    
        
        

Un reciente requerimiento de la FNE ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) plantea que las empresas Faasa Chile Servicios Aéreos Ltda. y Martínez Ridao Chile Ltda. se coludieron para fijar precios y condiciones de mercado en su servicio de combate de incendios. Según la FNE, esta conducta habría afectado directamente a entidades privadas y públicas, como la Conaf, Celulosa Arauco, Mininco y la Onemi. Todos niños de pecho.

Así, tenemos a Conaf analizando posibles acciones legales; Por su parte, los abogados de CMPC también están “estudiando los antecedentes”. ¿El diablo vendiendo cruces?

Por supuesto, toda colusión es repudiable; todo cartel tiene afectados. Pero, ¿será que es invierno y hace frío que la Fiscalía Nacional Económica (FNE) está preocupada de tan relevante cartel del fuego? Capaz que el próximo cartel a analizar sea el de los carritos de maní del centro.

Perdónenme una cosa, pero hasta los nombres de estas empresas de responsabilidad limitada (que quizás usted, al igual que yo, no las había visto u oído ni en pelea de perros) son, como decirlo sin que se malinterprete, “modestos”. ¿Cuál será el verdadero poder negociador de estas dos empresitas contra CMPC? ¿Contra la Conaf? Capaz que la propia flota interna de la CMPC sea más grande que Faasa y Martínez juntas. ¿Cuántas hectáreas no se combatieron adecuadamente producto del sobreprecio cobrado?

El presupuesto de la FNE es considerablemente menor que el de Sernac, Onemi, Servel, Injuv y el Consejo Nacional de Televisión, por citar algunos. Es una pena que la FNE pierda tiempo valioso y destine sus limitados recursos en un tema que es más bien “menor” en relación a otros “incendios” cuyo costo social es varias veces el del cartel del fuego. Costo de oportunidad creo que le llaman. Retail, bancos, telecomunicaciones, isapres, agricultura en general, transporte... son algunos sectores que se han abarcado por “encimita” no más.

A veces los árboles no dejan ver el bosque. Menos cuando hay humo… humo de incendio.

Iván Rojas Bravo